Mis servicios

Consulta a profesionales

Enfermedades

Aquí observarás las distintas enfermedades en las que podemos ayudarte.

Trastornos de ansiedad

Depresión

Trastorno de pánico

Agorafobia

Trastorno obsesivo compulsivo

Esquizofrenia

Trastorno bipolar

Demencias

Psicogeriatría

Piscoterapia

Trastorno de la personalidad

F.A.Q.

Preguntas frecuentes

En esta sección hemos respondido algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacéis llegar a través de las consultas.

Los problemas sexuales derivados del uso de antidepresivos son muy frecuentes, sobre todo la disminución del deseo sexual. Dentro de los antidepresivos existen distintas opciones como la Vortioxetina, el Bupropion o la Agomelatina, que presentan un mejor perfil de efectos adversos sexuales. La preferencia por alguna de estas depende de la sintomatología asociada, pero todas son alternativas razonables.

Es importante señalar que si tomas escitalopram es porque probablemente tengas una depresión, y ésta ocasiona la disminución del deseo y de la actividad sexual en muchos casos. Los antidepresivos se asocian también a disfunción sexual. El escitalopram pertenece a un grupo de antidepresivos llamados genéricamente inhibidores de la recaptación de serotonina y según mi experiencia, todos estos afectan la lívido en mayor o menor medida. El escitalopram es en teoría el que menos efectos adversos sexuales produce, pero en la práctica clínica también se observan. Lo que te pasa les ocurre a muchos pacientes.

El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, que debe ser incorporado a través de la dieta ya que no lo elabora el organismo. Es un aminoácido importante, ya que es un precursor de la serotonina, que está relacionada con la ansiedad y la depresión. Sin embargo, la relación entre estos suplementos y un mejor estado anímico no está demostrada ya que no existen estudios de calidad que avalen su efectividad y existen escasos estudios de seguridad.

Esta es una interesante pregunta que abordamos previamente en la sección del blog. Esta idea es un prejuicio. En términos generales los enfermos mentales no son más violentos que la población general, aunque existen algunos subgrupos con un riesgo algo mayor que están en relación con el consumo de tóxicos y circunstancias sociales adversas. Lo que sí está bastante claro es que los enfermos mentales suelen ser víctimas de violencia en mayor proporción.

De todas maneras, es interesante señalar que los pacientes con cuadros psicóticos (Trastorno bipolar o esquizofrenia) descompensados pueden tener las vivencias de persecución o envenenamiento y sentirse amenazados y actuar en conformidad a esta creencia. Estos casos corresponden a urgencias psiquiátricas y en muchas ocasiones se debe realizar un ingreso en planta de psiquiatría para su compensación.

Con la mayoría de ellos no existe una contraindicación formal. Sin embargo, esto debe ser matizado ya que muchos antidepresivos pueden provocar distintos grados de sedación y afectar las habilidades motoras o de reacción. Efectos adversos que se ven potenciados por el consumo de alcohol. Además, se debe considerar que el alcohol tiene un efecto depresor cuando se consume de forma crónica por lo que tampoco se recomienda en casos de ansiedad o depresión.

Esta es una interesante pregunta que abordaremos próximamente en nuestra página. El cannabis puede provocar ansiedad y en algunas ocasiones la sensación de irrealidad, autorreferencias y paranoidismo. Hace unas décadas se dudaba de la capacidad del cannabis de provocar cuadros psicóticos, pero ahora ya nadie duda de esta relación. Los patrones de consumo actuales, con dosis cada vez mayores y con edades de inicio cada vez menores, así como el uso de drogas más concentradas han provocado un aumento de los cuadros psicóticos relacionados con el consumo. Existen además personas con una especial predisposición que debiesen evitar cualquier tipo de consumo. El consumo durante la adolescencia puede ser especialmente dañina.

Con motivo de un trastorno psiquiátrico se puede ingresar a personas contra su voluntad en unidades de psiquiatría invocando la Ley de Enjuiciamiento Civil, artículo 763. En todos los casos se debe solicitar una autorización judicial, que se solicita de forma previa al ingreso en algunos casos o de forma posterior en situaciones de urgencia, debiendo notificar al juzgado antes de 24 horas. En estos casos, el tribunal dispone de 72 horas para ratificar el internamiento previa valoración del paciente.

Los ingresos involuntarios se suelen reservar para situaciones muy graves, en las cuales el paciente presenta una alteración de la sensopercepción o de la ideación que le imposibilita tomar decisiones razonadas y tiene el riesgo de llevar a cabo conductas que pongan su propia integridad o la de terceras personas en peligro.

Estas situaciones suelen generar mucha tensión y ser muy difíciles, tanto para el paciente, como para la familia y el personal sanitario. Es importante resaltar que se realizan como medidas de protección para el mismo paciente y que tras la recuperación del episodio se pone término a la medida. Es preferible evitar la culpabilización dentro de las familias y entender estas situaciones como parte de un proceso que muchas veces acompaña a algunas enfermedades.

Cita
Presencial

Puedes solicitar una cita presencial llamando al 963 444 410 o si prefieres por doctoralia.

Servicios
Online

Resuelve todas tus dudas y pide cita por videoconferencia o envíanos hasta tres preguntas al experto aquí.