¿Sirven los suplementos de triptófano?

Son muchos los productos que ha sido publicitados con la promesa de mejorar el estado de ánimo y generar una sensación de bienestar que nos permita encarar el día a día de la mejor manera. Uno de los nombrados son los suplementos nutricionales de triptófano.

¿Qué es el triptófano?

El triptófano es un aminoácido esencial, un elemento importante para la elaboración de algunas proteínas, que debe ser incorporado a través de la dieta debido a que el organismo es incapaz de sintetizarlo. Se encuentra de forma natural en alimentos como huevos, lácteos, frutos secos, pescado o pollo, plátano, o chocolate entre otros.

En el campo de la psiquiatría tiene especial interés, debido a que es un precursor de la serotonina, uno de los neurotransmisores más importantes relacionado con la ansiedad y la depresión. Existen algunos estudios que parecen relacionar déficits de este aminoácido con síntomas depresivos, en particular en depresiones de tipo melancólicas y psicóticas. Sin embargo, la evidencia disponible a la fecha no es del todo concluyente y la relación no está del todo clara.

Los estados de ánimo son transitorios y responden a numerosos factores biológicos, psicológicos y ambientales. Todos los estados de ánimo son necesarios para una adecuada adaptación a las distintas situaciones. La promesa de un suplemento alimenticio que permita estar de “buen humor” es un canto de sirena, un buen negocio para algunos que pone en evidencia una cultura de consumo en el que la felicidad se puede comprar en un bote de 30 comprimidos y que es cada vez más intolerante a emociones tan humanas como la tristeza o la ansiedad frente a situaciones adversas.

Es importante diferenciar el “mal humor” o tristeza de la depresión, que es una condición clínica con importantes repercusiones en la funcionalidad de las personas y que tiene un tratamiento psicológico y farmacológico con probados resultados.

¿Podemos recomendar su utilización?

Para poder realizar la recomendación de la utilización de preparaciones de triptófano, ya sea en suplementos nutricionales o en otras presentaciones, es necesario demostrar su utilidad y seguridad. Para demostrar la utilidad se requieren ensayos clínicos controlados, es decir estudios de calidad que comparen al triptófano frente a placebo, que determinen dosis terapéuticas y dosis tóxicas, que incluyan pacientes debidamente seleccionados y aleatorizados, y cuyos resultados puedan ser replicables y debidamente contrastados. También son necesarios los estudios de seguridad, que identifiquen los efectos adversos, así como las posibles interacciones con otros fármacos, sobre todo con aquellos relacionados con la serotonina, que se prescriben habitualmente para la ansiedad y la depresión. De momento no existe suficiente información que permita recomendar su utilización

Comparte esta entrada si te ha gustado o resultado interesante

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Últimas entradas

Cita
Presencial

Puedes solicitar una cita presencial llamando al 963 444 410 o si prefieres por doctoralia.

Servicios
Online

Resuelve todas tus dudas y pide cita por videoconferencia o envíanos hasta tres preguntas al experto aquí.